Páginas

Alternativas para la protección solar


En la publicación el Sol y la Salud les presentamos los beneficios y los riesgos de exponerse al sol. Sabemos que la exposición prolongada  y frecuente a la radiación solar puede causar daño a nuestra piel y salud, por lo que hay que tomarla con moderación.

Los expertos recomiendan:
  • Limitar el tiempo que nos exponemos al sol
  • Permanecer en la sombra en los momentos con mayor radicion UV del día (suele ocurrir entre las 10:00 y las 16:00 horas)
  • Protegernos con ropa adecuada, sombrero o cachucha y lentes obscuros
  • Aplicar protector solar en las partes expuestas de nuestro cuerpo.
Desde hace muchos años existen productos en el mercado que nos ofrecen diferentes "grados" de "protección solar", sin embargo la mayoría de estos productos están llenos de químicos que al parecer no son del todo efectivos y nos dan la falsa idea de estar "protegidos" del sol al 100%, además de  tener efectos secundarios en nuestra salud y contaminar el medio ambiente.

El tema de los peligros de los protectores solares comerciales es muy comentando, existen reportes y artículos que nos hablan de ello por lo que nosotras no discutiremos sobre esto. Para ello puedes revisar:
  • Los Peligros del protector solar parte 1 y parte 2 de un blog que se llama Siempre Natural
  • La guía de protectores solares de EWG, ellos hacen un análisis muy completo sobre los protectores que encontramos en el mercado y nos ofrecen tips para saber que protectores solares son los más seguros. 
Te recomendamos te informes al momento elegir un protector solar.

En nuestro país, es un poco difícil encontrar protectores seguros en el mercado y los que hay son extremadamente caros.  Por esta razón, queremos complementar la información que nos presentan en ECOCOSAS  y darte otras opciones para que hagas tu protector solar en casa.

Afortunadamente la naturaleza nos ofrece plantas de las cuales podemos obtener extractos  y aceites que nos proporcionan una protección natural:

Manteca de Karité: una manteca vegetal que se obtiene del fruto del árbol de Karité (Butyrospermum parkii). De uso común en África, es ideal para proteger la piel contra las agresiones externas como los rayos solares, el viento y otras cuestiones. La manteca de Karité se derrite a temperatura corporal y se absorbe rápidamente sin dejar una sensación grasosa en la piel. Contiene antioxidantes, vitamina A y E  las cuales promueven la regeneración celular y la circulación de la capa superficial de la piel.  Protege contra los rayos UV y es un excelente emoliente para las pieles resecas. Comunmente se utiliza para curar erupciones de la piel, piel extremadamente seca, labios partidos y como protector solar.  



Aceite de Aguacate: rico en antioxdantes, vitamina A, B, D y E, ácidos grasos y lecitina. Es un aceite que penetra fácilmente la piel y no tapa los poros.  Es un buen emoliente para hidratar, nutrir y regenerar la epidermis (la capa externa de la piel).



Aceite de Ajonjolí: rico en Vitamina E, es un aceite estable que no se descompone con la radiación UV, un aceite rico recomendado principalmente para pieles secas y dañadas.



Aceite de Semilla de Uva: contiene poderosos antioxidantes 20 veces más efectivos  que la vitamina C para erradicar radicales libres. Su capacidad como antioxidante promueve la auto-reparación del daño causado por el sol.



Aceite de Jojoba: recomendado para todo tipo de pieles. Su composición es similar a la grasa humana la cual es secretada por las glándulas sebáceas para lubricar y proteger nuestra piel y cuero cabelludo. Se puede aplicar directamente en la piel para suavizarla, humectarla, incluso para aliviar las quemaduras solares.  Es  un aceite sumamente estable que no se oxida con facilidad por lo que estas cualidades lo convierten en una excelente opción para la elaboración de cosméticos, productos para el cuidado personal y protectores solares.



Aceite de Coco: contiene vitamina A y E, la primera tiene una acción anti-radicales y protege los tejidos de la degeneración, y la segunda es un antioxidante natural. Es un aceite muy nutritivo que reduce la deshidratación de la piel y la protege naturalmente de los efectos dañinos de la radiación solar.



A continuación te presentamos un estimado del grado de protección que ofrecen estos aceites.
Aceite             SPF
Karité 6-8
Aguacate         4-8
Ajonjolí 4
Semilla de Uva 4
Coco           2-4
Neem 1-2

Otras plantas que  nos ayudan a  proteger nuestra piel de los efectos dañinos de la radiación solar son:

Té verde: es considerado uno de los agentes  protectores solares más antiguos, se ha consumido desde hace más de 4000 años para protegerse,  tomado o aplicado en la piel para prevenir el foto-envejecimiento.
El té verde contiene una cantidad especialmente elevada de antioxidantes, la mayor parte son de un tipo de polifenol llamado catequina, específicamente la epigalocatequina-3-galato (EGCG) que ayuda a prevenir el desarrollo de cáncer cutáneo  estimulando la reparación del DNA celular y estimular el sistema inmune.
Cuando la piel se expone al sol en exceso sin protección solar disminuye la función inmunitaria e induce los canceres.Este flavonoide aplicado localmente interfiere en la sobrevivencia de los tumores  y estimula las células T del sistema inmune ayudándoles a destruir las células estropeadas.




Aloe Vera: El Aloe es un ingrediente importante en muchos productos de belleza. Penetra en las tres capas de la piel (Epidermis, dermis, e hipodermis), y elimina las bacterias y reduce los depósitos de grasa que tapan los poros. Al mismo tiempo la acción de los nutrientes naturales, los minerales, las vitaminas, los aminoácidos y las enzimas, estimulan la regeneración de nuevas células. Es un importante regenerador celular, cicatrizante, tonificador y de alta penetración en la piel. Por lo cual es una opción excelente para protegernos del sol.





Otro ingrediente esencial de origen mineral:

El óxido de zinc: es un pigmento blanco opaco, muy utilizado en la cosmética.  Se le conoce por sus propiedades protectoras y antisépticas. Es un ingrediente común en cremas y pomadas para la piel irritada  y las rozaduras del bebé. También es un filtro de origen mineral que refleja los rayos UV por lo que se emplea en la elaboración de protectores solares naturales.

Según la cantidad de óxido de zinc que agreguemos será el grado de protección, se considera que con un 22.5% de óxido de zinc micronizado se puede lograr un SPF de 30.





Ahora que conocemos los aceites e ingredientes que nos proporcionan protección solar natural podemos elaborar nuestro propio protector solar.

Te vamos a presentar 3 recetas que nos han funcionado muy bien, en todas utilizamos óxido de zinc al  22%, la hemos probado en la playa, en el campo y cuando realizamos actividades al aire libre y hasta el momento no nos hemos quemado, sólo bronceado un poco si el sol es muy fuerte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario